Ir al contenido principal

Cementerio de Recoleta - Un museo al aire libre


En el Cementerio de la Recoleta descansan los restos de numerosos personajes históricos, pero lo que realmente lo hace interesante son las historias que se cuentan sobre quienes allí tienen su última morada....




David Alleno, un joven cuidador del cementerio que trabajò entre 1881 y 1910 cumplió su deseo de descansar en este lugar. Su historia revela un hecho insólito... Se dice que el joven se suicidó para estrenar su propia bóveda.
David pensó en tener su propia escultura imitando la idea que tuvo la "Nocciolina", una vendedora de nueces, sepultada en Staglieno.
Su pequeña bóveda representa a un cuidador de este cementerio con su ropa de trabajo, regadera, escoba y un enorme candado con llaves.






La bóveda más costosa



Es donde descansa el premio Nobel en Química de 1970, Federico Leloir. El templete que corona la bóveda de forma cuadrangular, está coronado por una cúpula en cuyo interior resalta un Cristo redentor con los brazos abiertos, realizado en teselas de colores y el mayor porcentaje de las mismas, bañadas en oro.














Realmente hay obras para apreciar, además de encontrar la tumbas de la mayoría de los próceres argentinos y de la aristocracia social, la esculturas son obras de arte que se destacan por su relato y las leyendas que las rodean. A continuación algunas de las me parecieron más destacadas:


Marcelo T. de Alvear




Carlos María de Alvear (1789-1852), Torcuato de Alvear (1822-1890) y Marcelo T. de Alvear (1868-1942) – Carlos María de Alvear regresó al país luego deservir al ejército español para luchas en la guerra de la independencia con el general José de San Martín. Fue comandante del sitio de Montevideo y general en jefe durante la guerra contra Brasil. Su hijo Torcuato fue el primer intendente de Buenos Aires, responsable de la reconstrucción del cementerio de la Recoleta en 1881. Su hijo Marcelo Torcuato de Alvear fue presidente de la Nación y dirigente de la Unión Cívica Radical. Se enamoró de una famosa cantante de ópera llamada Regina Paccini, a quién siguió por todo el mundo hasta que ella finalmente aceptó su propuesta matrimonial. A ella se la recuerda por sus obras de caridad, se puede observar las numerosas placas de bronce agradeciendo sus donaciones.





Facundo Quiroga




Facundo Quiroga (1778-1835) – Importante figura de la historia argentina. Caudillo de la provincia de La Rioja, “Facundo” fue un hombre de extraordinario coraje y gran poder. Fue asesinado durante un viaje hacia el norte argentino. Sus restos fueron traídos a Buenos Aires y enterrados en esta bóveda, coronada con la escultura –realizada por el escultor Antonio Tartadini, amigo de su yerno, el Barón Demarchi- que representa a la esposa d eQuiroga, transida por el dolor. Fue la primera escultura de este cementerio. La fama de Facundo persiste hasta hoy, gracias al libro que sobre él escribiera Sarmiento. Dice la leyenda que está enterrado de pié, según su expreso deseo. Solo así un “hombre” argentino podía presentarse ante su Creador.






Carlos Guido Spano




Carlos Guido Spano (1827-1918) – Poeta argentino. Hijo ilustre del General Guido y de doña Pilar Spano, distinguida dama chilena, se conjugaron felizmente en don Carlos Guido y Spano el austero talento del padre y la gracia poética de la madre. La elevación espiritual de ese ejemplar arraigó en el hijo tanto más hondamente cuanto que éste sentía verdadera devoción por sus padres.Guido Spano construyó con sus propias manos esta gruta de piedras para que descansen los restos de su padre –quién fuera enterrado en la Catedral- y actualmente es él quién descansa en ese lugar.



Luz María García Velloso




Luz María García Velloso (1910-1925) - Una gran hornacina que contiene la escultura yacente de Luz María García Velloso, rodeada de flores, como durmiendo, destaca esta bóveda de su familia. Obra del escultor argentino Víctor Godín. Hija del escritor Enrique García Velloso murió a los quince años. Su padre fue un precursor del teatro criollo, autor entre otras obras de “El Barrio de las Ranas” y “El Tango en París”, habiendo sido a su vez el primer presidente de la Casa del Teatro.En ese ambiente intelectual creció Luz María que tenía particular encanto para recitar en las tertulias hogareñas. Muchos poetas le dedicaron versos que podemos observar en la pared lateral. La escultura es atribuida a Pietro Di Calvi. Descansa también en ésta bóveda la gran actriz Blanca Podestá.



Marco Avellaneda




Marco Avellaneda (hijo) (1839-1903) – Hermano del presidente de la Nación Nicolás Avellaneda. Representó a Tucumán como senador por más de quince años. La tumba fue realizada por el escultor Juan José Cardona encargada por él mismo.




Lucio Vicente López




Lucio Vicente López (1848-1894) – Hijo del historiador Vicente Fidel López y por lo tanto nieto del autor del himno, Vicente López y Planes. Abogado, se dedicó al periodismo y entre sus obras se destacan “Recuerdo de viaje” y “La Gran Aldea”. Muere a consecuencia de las heridas recibidas en un duelo con el Coronel Sarmiento en diciembre de 1894. Su tumba se trata de un cenotafio. Un sarcófago en mármol sirve de basamento a la escultura que se yergue en la cabecera: una figura femenina, cuya mirada trasunta un profundo realismo. Esto puede representar la mirada de la historia. Es obra del escultor francés Jean Alexander Falguière (1831-1900)







Alfredo Palacios




Dr. Alfredo Palacios (1880-1965) – En una angosta calle de la sección segunda, sin salida, vemos la bóveda de Juan Arroqui. Se trata de una construcción revestida en granito martellinado. Un frontis triangular y una cruz decorada con guirnaldas ornamentan el frente de la misma, la que remata con una cúpula coronada por una figura alada. En esta bóveda descansa el Dr. Alfredo L. Palacios (1880-1965). Este abogado que fue profesor y decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, fue propulsor de los derechos de los trabajadores y , como diputado nacional, autor de proyectos de ley destinados a asegurar los derechos de los mismos. Fue el primer diputado socialista electo por la Capital Federal en 1904 y reelegido por varios períodos. El gobierno de la Revolución Libertadora lo designó Embajador en la República Oriental del Uruguay. Sus exequias dieron lugar a una imponente manifestación de duelo, dándose cita en este cementerio representantes de distintas corrientes de opinión y estamento sociales.



Juan Alberto Lartigau




Juan Alberto Lartigau (1889-1909) - Frente al mausoleo del Coronel Falcón se encuentra emplazado el de quién fuera su secretario privado y que muere en el atentado en que también cayó su jefe (noviembre de 1909). Se trata de una importante obra ejecutada en mármol blanco, una reja baja artística separa el mausoleo de la vereda. Se destaca la figura de Lartigau quien muerto, está recostado en los brazos de una mujer. Detrás y en un plano superior al resto de la composición se encuentra la tercera figura cubiert con una túnica con pliegues, con sus brazos extendidos, y su rostro que denota una profunda indignación ante el cobarde atentado que terminara con la vida del joven Lartigau. Es obra del escultor francés Emile E. Peynot (1850 – 1932), quién también realizó el monumento que Francia regaló a nuestro país en ocasión del Centenario de Mayo, que se encuentra emplazado en la plaza homónima.



















En esta web pueden ver mas obras con su breve descripción

Comentarios