Ir al contenido principal

Encontraron un lienzo de Van Gogh perdido desde hacía 40 años


MADRID.- Un trámite rutinario. Tres inspectores fiscales abrían una caja de seguridad bancaria que había sido embargada a un acusado de evasión impositiva y de adentro salió un pequeño lienzo enrollado. Al desplegarlo, apareció un árbol a la luz del atardecer, trazado con pinceladas ondulantes de colores vivos. Estaban frente a un tesoro artístico de valor incalculable: Ciprés, cielo y campo, un obra perdida de Vicent van Gogh que había sido vista por última vez hace 40 años en el Instituto de Historia del Arte de la Universidad de Viena.


El dueño de la caja fuerte, presente en el operativo, confesó de inmediato la magnitud del hallazgo. Dijo que el cuadro pertenecía en realidad a un millonario extranjero, cuyo nombre no reveló, que lo había traído a España y se lo había dejado como depositario hace unos cuatro años, según describieron fuentes de la investigación.


La obra -de 35 centímetros de alto y 32 de ancho- está fechada en 1889. Peritos de la Agencia Tributaria del gobierno español verificaron la autenticidad de la pintura a fines de abril, después de una investigación que les tomó al menos tres meses.


Además de la firma del célebre pintor holandés, en el reverso del lienzo figuran tres sellos oficiales. Uno corresponde al Rikjsmuseum de Amsterdam y está datado el 8 de abril de 1944 (momentos en que la capital de Holanda estaba ocupada por los nazis). El siguiente en orden cronológico es del Museo de Bellas Artes de Berlín, y el último -del 10 de abril de 1974- corresponde al mencionado Instituto de Historia del Arte de la Universidad de Viena.


Se cree que Ciprés, cielo y campo fue pintado por Van Gogh durante su estancia en el manicomio de Saint Rémy de Provence, unos meses después de cortarse el lóbulo de la oreja izquierda.


En ese período de casi un año -aislado de toda influencia creativa y rodeado de enfermos mentales- creó algunas de las composiciones que serían consideradas obras maestras de la historia de las artes plásticas, como La noche estrellada.


La imagen del árbol que veía por la ventana de su cuarto lo obsesionaba. En 1890, días después de salir del confinamiento voluntario en aquel antiguo monasterio del siglo XII, escribió en una carta a Paul Gauguin que nunca envió: "Tengo aún de allá un ciprés con una estrella, una estrella de resplandor exagerado, si te parece, resplandor suave de rosa y verde en el cielo ultramarino donde corren las nubes".


Pobre y atormentado por sus trastornos mentales, Van Gogh se suicidó a los dos meses de haber abandonado el manicomio de Provenza. Tenía apenas 37 años.


La operación en que fue descubierto el lienzo empezó en octubre pasado, cuando la Agencia Tributaria dispuso incautar 542 cajas de seguridad en más de 250 sucursales bancarias. Sus dueños tenían deudas fiscales por casi US$ 400 millones. Pese a la habitual aparición de joyas, dinero negro y obras de arte sin enmarcar, no había precedentes de hallar un tesoro semejante durante una investigación antifraude.


El cuadro fue cedido el Ministerio de Cultura, que deberá corroborar su autenticidad. En paralelo, se abrió una pesquisa judicial para determinar cómo llegó la obra del genio del pelo rojizo hasta esa caja fuerte bancaria..


Comentarios