Ir al contenido principal

7 Formas en las que tu relación cambia con el tiempo por Sarah C. Andersen

 

Más información en: Amazon.com | sarahcandersen.com

¿Vas a quedar con tu chico? Bueno, en una relación larga esos nervios en la barriga desaparecen y dan paso a la comodidad. ¿Para qué arreglarse si sabes que está obligado a quererte de todas formas? Esto se traduce en llevar siempre pantalones de chándal.


Como norma general, dormir juntos es genial, pero estar acostada junto a otro ser humano durante horas puede llegar a tener sus incomodidades. Yo, por ejemplo, me declaro culpable de acabar siempre haciendo este movimiento particular.


Las citas para cenar pueden ser incómodas al principio. Comer frente a alguien que te pone nerviosa es particularmente estresante. Pero no te preocupes, cuanto más tiempo pases con esa persona, más cómoda te sentirás comiendo hasta reventar.



Cuando estás con alguien constantemente, empezáis a desarrollar vuestro propio lenguaje. Con el tiempo, la comunicación con tu compañero puede deteriorarse y llegar a ser un embrollo incomprensible.


Al principio de la relación es difícil discutir los temas más personales, pero aproximadamente al pasar un año las inhibiciones tienden a desaparecer.


Las películas y revistas pueden hacerte sentir como si necesitaras un alter ego seductor para que funcione la relación, pero al final aprenderás lo innecesario que es eso. Tus tácticas de seducción pueden involucionar desde movimientos complejos inspirados por la Cosmopolitan a métodos más sencillos y directos.


La pasión puede desaparecer, pero si estás en una relación adecuada, el amor no debería cambiar. Si estás con alguien que ha visto la versión más sucia, desaliñada y asquerosa de ti y aún te quiere y te trata bien, has encontrado a alguien especial.


Puedes comprar el libro de Sarah en Amazon.

Comentarios