Ir al contenido principal

Libreros aburridos... y creativos



La libreria Mollat, en Francia, está recibiendo mucha atención en su Instagram después de que sus empleados se dieran cuenta de lo mucho que se parecen las portadas de los libros a sus clientes y a ellos mismos.


Sus divertidas fotos muestran cómo las portadas de los libros encajan inusualmente bien en la vida diaria, sobre todo cuando reflejan a las personas que los sostienen. Es un clásico ejemplo del ingenio francés, y a los más de 21.200 seguidores de la librería Mollat les encanta. Mollat fue la primera librería independiente en Francia, y abrió sus puertas en Burdeos en 1896, un legado que sus empleados solo ayudan a reafirmar.

Aquí tienes algunas de las más divertidas yuxtaposiciones con libros que han realizado.

Más información en: Instagram















































































Comentarios