Ir al contenido principal

El regalo promocional ideal ¿existe?



Es una pregunta difícil pero que intentaremos resolver a lo largo de un pequeño análisis de las ofertas del mercado.

Hacer regalos promocionales, es siempre un tema de debate dentro de la empresa. Buscar la relación precio-calidad es decisivo para los costos del que regala, pero no es sólo esa relación la que marca la toma de decisión.



Hay un vector que no es menos importante y es la utilidad. Un regalo, por más costos que sea, debe ser útil en términos de practicidad, sino caeremos en el peor de las tragedias y es que el regalo en el cual invertimos tiempo y dinero, quede olvidado en un cajón.

Regalar algún elemento a un potencial cliente siempre es un riesgo, básicamente porque ese cliente es, precisamente, potencial y podría no transformarse en un cliente real. Es aquí donde es determinante el costo del regalo.

Una lapicera con nuestro logo y nuestros datos, que nos resultó económica pero que al poco tiempo deja de escribir o se rompe por la mala calidad del plástico nos jugaría en contra en lugar de favorecer a nuestra marca. Aquí encontramos otro factor a tener en cuenta, la calidad del producto que regalamos.

El beneficio buscado al hacer un regalo en el ámbito comercial se basa en cuestiones tales como generar empatía por parte del futuro cliente, recordación de la marca o el producto, agradecimiento e incluso, retención de clientes.

Porque muchas veces, un regalo hace la diferencia en el comprador a la hora de elegir entre un proveedor y otro.

Viendo la cantidad de ofertas que hay, me topé con algo que me parece de lo más útil y que funciona en todos los vectores importantes que marcábamos antes, y es un pendrive de madera.



No voy a ahondar en la utilidad de un pendrive en esta época de información constante y en donde, unidades como estas, se han masificado y más de una vez nos han sacado de apuros.

Archivos, imágenes, presentaciones y hasta programas podemos guardar en ellas. En cierto punto, el pendrive, ha democratizado la información, haciéndola accesible y segura, guardada en un espacio físico.

Por el otro lado, está la madera, material noble y renovable, no contaminante y duraderos. Los objetos con madera siempre significaron calidad, pensemos que todos los objetos valiosos, desde autos, casas y todo lo que se nos pueda ocurrir, tiene madera como elemento distintivo.

Por eso es que al ver los pendrive de madera que se comercializan aquí, me parecieron algo que reúne todas las condiciones para un regalo promocional.

Volviendo a la pregunta que nos hacíamos al comienzo de la nota, yo creo que sí. Sí, es posible reunir las condiciones necesarias para un regalo promocional y en él encontrar costo, calidad y utilidad y a su vez, lograr captar clientes nuevos y mantener contento a los actuales.

Eso sí, nuestra empresa y el producto o servicio que vendamos, tiene que ser bueno porque si no, no hay regalo promocional que nos salve.


Comentarios