“¿Qué Llevabas Puesto?” La exposición muestra lo que llevaban puesto víctimas de abusos sexuales a quienes dijeron que fueron violados por culpa de su ropa







Cada vez que alguien le pregunta a una víctima de abusos sexuales lo que llevaban puesto, está implicando que la víctima es responsable del abuso y que lo podría haber evitado poniéndose otra ropa. Culpabilizar a las víctimas quita la responsabilidad al violador y se la pone a la víctima. Para luchar contra este mito sobre que los abusos sexuales podrían ser prevenidos por las víctimas, esta exhibición de arte ha sido creada para mostrar lo que llevaban las víctimas cuando fueron asaltadas.





Más información en: sapec.ku.edu | twitter.com



La idea de crear esta exhibición se les ocurrió al Dr. Wyandt-Hiebert y a la sra. Brockman cuando asistieron a una conferencia donde se leyó un poema “Lo que llevaba puesto”, por la dra. Mary Simmerling. Quedaron conmovidos por ello y decidieron crear una representación visual. La exhibición fue llamada “¿Qué Llevabas Puesto?”, y tuvo lugar por 1ª vez en la Universidad de Arkansas en 2014. Estudiantes de la universidad participaron compartiendo breves descripciones de lo que llevaban puesto cuando fueron acosados sexualmente. La intención es mostrar a la gente que cambiar de ropa no detiene la violencia sexual.



Y la idea caló. Desde esa 1ª vez hace 5 años, la exposición ha viajado de universidad a universidad. También ha inspirado otras exposixiones similares y propiciado las conversaciones sobre la culpabilización de las víctimas. Aquí debajo puedes ver algunas de las piezas de la exhibición.
“¿Qué Llevabas Puesto?” es una exposición creada para educar a la gente sobre que la ropa no causa abusos sexuales



“Un vestido veraniego. Meses después, mi madre se quedaba frente a mi armario y se quejaba de que ya no me ponía vestidos. Tenía 6 años.”





“El uniforme del ejército y llevaba una pistola. No me sirvió para prevenir nada”



“Pantalones caquis y una camiseta sin mangas. Tenía que dar una presentación ese día en mi clase de comunicación. En el hospital se quedaron con mi ropa mientras me examinaban tras la violación. No sé qué pasó con ellas.”



“Un traje de baño, habíamos pasado todo el día en canoa por el río, lo habíamos pasado muy bien. Luego entraron en mi tienda de campaña mientras intentaba cambiarme de ropa.”



“Mi polo amarillo favorito, pero no recuerdo que pantalones llevaba. Solo estar muy confuso y querer salir del cuarto de mi hermano y volver a ver dibujos animados.”





“Una camiseta y vaqueros. Ocurrió 3 veces, fueron 3 personas distintas de mi vida. Y cada vez siempre llevaba vaqueros y camiseta.”



“Falté un par de días al trabajo cuando ocurrió. Cuando se lo dije a mi jefa, ella me preguntó qué llevaba puesto. “Una camiseta y vaqueros, ¿tú qué te pones para ir a un partido de baloncesto?” Salí de allí y nunca volví.”



“(1) Vaqueros y camiseta, tenía 18 años. (2) Un vestido infantil, fue el padre de mi primo cuando tenía 5 años. (3) Un vestido. Pensaba que estaba segura con una mujer, pero me desperté con ella violándome también.”



“Una camiseta de la universidad y pantalones cargo. Es curioso, nadie me había preguntado esto antes. Lo que me preguntan es que si ser violado significa que soy gay, o que si intenté pelear, o cómo dejé que me sucediera, pero nunca me preguntaron por mi ropa.”



“Llevaba pantalones caquis cortos y una camiseta sin mangas de algodón. Me convenció para que fuera a su casa después de una cita pésima. Una amiga me dijo que conservara la ropa que llevaba enn caso de que decidiera denunciarlo. Aún están dentro de una bolsa escondida en el armario.”



“La 1ª vez llevaba vaqueros y una camiseta azul. Años después, la siguiente, llevaba vaqueros y una camiseta azul. A veces visto de azul cuando hago kickboxing o necesito ser asertiva. Hoy en día sigo vistiendo azul porque no me van a quitar mi voz, mi color favorito o mi capacidad de decir que no. Esos son míos.”



“Llevaba vaqueros cortos y una camiseta sin mangas. Él no me permitió salir del coche hasta que hubo terminado. En cuanto llegué a casa, tiré la camiseta a la basura.”



“Mi vestido de graduación. No sé si hace falta mucha más explicación…”



“Una camiseta blanca y pantalones cortos de baloncesto. Siempre llevaba lo mismo. Siempre era tras los partidos de voleibol. Confiaba en él. Mi madre confiaba en él.”



“Camiseta vaquera, vaqueros y zapatillas Toms. Todos parecen confusos cuando les explico esto, como si no entendieran lo que les digo. No entienden lo que llevaba puesto. Casi hace gracia. Casi.”



“Llevaba un sari, lo mismo que me pongo casi todos los días. Es algo con lo que me siento cómoda. Me recordaba a mi hogar, mi familia, mi identidad. Ahora me recuerda a él.”


x